top of page
  • Foto del escritorAlberto Mansueti

Informe de Puebla - 8vo Foro Liberal de América Latina

Actualizado: 11 may 2023

¿Cuál es la condición de nuestra América en este año 2023?

Todos los candidatos hacen grosera demagogia con los innumerables, crónicos e irresueltos PROBLEMAS DE LA GENTE: el desempleo; no alcanzan los sueldos e ingresos, y la pobreza se extiende, golpeando las puertas de la clase media. Reinan el crimen y la inseguridad; justicia no existe; calles y carreteras son deficientes, y míseras las pensiones y jubilaciones. No se ven la “educación y salud” que tanto prometen.


Mientras, los POLITIQUEROS (que no son políticos) se preocupan y ocupan sólo de SUS problemas, los suyos: SUS discordias y SUS pactos por repartos de cuotas de poder, alianzas y rupturas. Cada vez más ignorantes y mediocres, enzarzados en SUS pleitos miserables ¡Eso no es política; es politiquería! Por eso entendemos que a la gente le da asco, no quiere votar, detesta “la política”, y hasta desconfía de la democracia. Su sueño es emigrar, y muchos lo han cumplido, aunque no siempre con buena fortuna.

Los recientes triunfos electorales de la izquierda se hacen sentir. Y la tendencia seguirá su curso. Muy pocos países quedan todavía gobernados por la DERECHA MALA: la que no sabe, no quiere, o no puede hacer REFORMAS DE FONDO que faltan con extrema urgencia, y cuya pequeña y única ambición se limita a “contener” el avance del comunismo, atajando pelotazos. Y ni eso puede lograr, porque a las izquierdas se las enfrenta con REFORMAS; no con marchas, y no con prohibiciones ni proscripciones.


Harta de tanto sufrir y ver tanta porquería, cuando la gente vota es por un CAMBIO, y cree a veces que vendrá por izquierda. Pero sea quien gane, no hay cambios para mejor. Por eso la aprobación de casi todos los presidentes, de cualquier signo, se hunde a poco tiempo de su elección. Y por eso ahora hacen pleitos los presidentes de unos países contra otros, para llamar la atención y “reforzarse” internamente.


Si TÚ, quien nos lee, crees o has creído en las promesas de cambio de la izquierda, o ya no votas, por favor sigue leyendo: quizá las cosas no son como te supones, y pueden ser diferentes.

¿Cómo están las cosas ahora, y cómo van a seguir?

Las actividades económicas han decaído, excepto una: la narcoeconomía. ¡En esa nos lucimos los “latinos” como productores y exportadores eficientes y globales! Abrumados de corrupción, violencia, destrucción, crimen y muerte, sobre todo en los territorios controlados por los capos.


El poder de compra y los niveles de vida han caído, y las penurias económicas se han agravado mucho, visible y sensiblemente. Casi todos tenemos que TRABAJAR MÁS PARA VIVIR IGUAL: es la condición ÉXODO 5. Los lectores de la Biblia recordamos el capítulo: el Faraón multiplica a los esclavos sus cargas de trabajo, para que dejen de escuchar a Moisés, quien les habla de Dios y de libertad.


Cunden el enojo y la CRISPACIÓN. La crispación lleva a la RADICALIZACIÓN, y a la pasión por vías autoritarias, de un extremo y de otro. Y la radicalización lleva a la fuga de la racionalidad, a las falsas dicotomías, y a la POLARIZACIÓN emocional y sentimental. Malas señales. Y si las cosas siguen así, no van a “quedarse así”; van a EMPEORAR. Porque en el mundo social, como en el natural, hay ENTROPÍA: un grado de desorden, ruido, desinformación, confusión y descomposición en un sistema, que tiende al ALZA, no a disminuir, ni a estacionarse en algún punto.


La policía en un partido de fútbol muy extraño

Una y otra vez, choques violentos entre manifestantes y policías. Con heridos, muertos, incendios y destrucciones. Y la derecha asume la defensa de la policía. OK, pero ¡un momento!


Suponga que la derecha y la izquierda se enfrentan en un partido de fútbol: 11 contra 11 jugadores. Sucede que la izquierda despliega sus delanteros y defensores, mientras la derecha en cambio concentra sus 11 jugadores EN LA DEFENSA, tras la línea media, para asegurarse así de atajar los pelotazos.


La izquierda milita, hace su propaganda y patea EN FAVOR de SUS INICIATIVAS, mientras la derecha se limita a ponerse EN CONTRA. Así luce “puramente negativa”; y pierde. Vea:


1) La izquierda comenzó la BATALLA POLÍTICA en 1911, con la Revolución mexicana. Y en toda la región, a lo largo del siglo XX, GANÓ la BATALLA DE OPINIÓN e hizo sus reformas agrarias y leyes laborales, estatizaciones de empresas privadas y creación de entes estatales, y control estatal de la economía, la educación y la salud. Y muchos impuestos. Y el Banco Central para crear inflación (que no vino de Moscú sino de Washington). Así ganó mucho poder la izquierda en el aparato del estado, que luego extendió a la prensa, educación, cultura y otros centros de influencia. La derecha, perdió, por goleada.


2) O sea: la derecha perdió la BATALLA LEGISLATIVA o parlamentaria, para resistir esas leyes y ordenanzas, que siguen en vigencia, y con posteriores reformas periódicas que las hacen más dañinas.


3) Y ensayó la BATALLA DE LOS MILITARES, con algunos de los dictadores de gorra y uniforme en los ’50, como Stroessner, Pérez Jiménez, Rojas Pinilla, Trujillo, etc., un poco fascistoides.


4) Pero la izquierda respondió con la BATALLA DE LA “DEMOCRACIA” en los ‘60. Y ganó, con presidentes socialdemócratas y socialcristianos de “centroizquierda”. Y con militares que se hicieron de izquierda, como Velazco Alvarado, J, J. Torres, Rodríguez Lara, Hugo Chávez, etc., algo fascistoides también.


5) Ya en la quinta línea de defensa, siempre retrocediendo, los “think tanks” de derecha ensayaron una BATALLA IDEOLÓGICA contra las teorías usadas para impulsar esas leyes. “¡Karl Marx estaba errado! ¡von Mises tenía razón!” Derribado el Muro y esfumada la URSS, los “tanques” se atribuyeron el crédito; lo cual es discutible, dada la variedad de actores en ese juego. Haya o no mérito de los “tanques”, el hecho es que la izquierda no se detuvo en el terreno antes conquistado, sino que lo reafirmó en sus cimientos, sin retroceder un milímetro: la mayoría de las leyes malas NO SE DEROGARON, incluso durante el “veranillo neoliberal” de los ‘90.


6) Y hoy en el siglo XXI la izquierda avanza, ganando más terreno, en una segunda BATALLA POLÍTICA, pero no desde el llano (donde estamos nosotros), sino desde las “colinas” (alturas) del poder. Se aprueban sus nuevas leyes malas y decretos más irracionales, estatistas y liberticidas, con sus pautas ideológicas que pone de moda: socialismo verde, feminismo ultra, agenda LGBTIQ+, indigenismo racista, relativismo posmodernista, etc. E impulsa cambios duros a nivel de las Constituciones (¡otra batalla!) con sus ONGs, bien financiadas por gobiernos y agencias de la ONU.


7) ¿Y la policía? Pues como la izquierda encuentra algo de resistencia, no muy efectiva, apoya sus pelotazos con marchas en plazas y avenidas; es la BATALLA CALLEJERA. Aquí es donde entra la policía. Y la derecha, ya en la SÉPTIMA Y ÚLTIMA LÍNEA DE DEFENSA, apoya a la policía, obvio. Y en inútiles marchas de calle termina siempre la “batalla cultural” que algunos convocan.

La derecha siempre LLEGA TARDE; EN CONTRA de iniciativas ajenas; y para colmo, en condiciones de INFERIORIDAD. Nosotros abandonamos ese plan de juego “puro defensivo” que no sirve. Vamos a jugar ADELANTE: a una BATALLA POLÍTICA, Y LEGISLATIVA; pero no solo “en contra” de esto, lo otro y aquello que trae la izquierda, sino A FAVOR de INICIATIVAS propias, ¡como debe ser!


¿Cuáles son nuestras propuestas?

Los verdaderos políticos no hablamos de pleitos ni temitas politiqueros, sino de los problemas verdaderos, los de la gente, que son efecto y producto del gran mal de la región: el ESTATISMO, esa loca pretensión del “estado” metido en todo. Y de las soluciones reales, que son nuestras tres POLÍTICAS PÚBLICAS para DESESTATIZAR, complementarias e inseparables. En este orden lógico (no cronológico):


1) PRIVATIZAR empresas estatales con ACCIONES adquiribles por sus trabajadores, usuarios y público en general, que cobrarán sus dividendos. ¡No privatizaciones “sucias” como las del pasado! Y las entidades educativas, médicas y previsionales que hoy son “del estado”, que sean entregadas EN PROPIEDAD a sus docentes, y su personal de salud y empleados, bajo la forma jurídica que escoja cada instituto, para que los atiendan bien, como dueños. Y tres series de “vouchers” o cupones (cheques), para los más pobres, en educación, salud, y pensiones. Con plena libertad para todos, a la hora de elegir.


2) DESREGULAR no significa “desproteger” sino DESBUROCRATIZAR. Y para PROTEGER contra posibles abusos e injusticias, cuando se cometan, contra quien sea perjudicado, habrá un poder judicial decente, profesional, independiente y ecuánime, con su debido proceso legal. No como hoy: agencias burocráticas que dependen del Poder Ejecutivo, para poner trabas y obstáculos a los emprendedores.


3) ABRIR MERCADOS A LA COMPETENCIA: no sólo para inversiones extranjeras, sino también para nacionales, incluyendo inversionistas de una futura clase media capitalizada, ¡salida de la pobreza!


DESESTATIZACIÓN: las Tres Políticas

La PRIVATIZACIÓN es para incrementar el poder de compra y capitalizar a personas y familias, y ser los agentes privados el motor de la economía y la sociedad, producir bienes y servicios accesibles y de calidad, crear buenos empleos, y generar riqueza para todos. La DESREGULACIÓN es para desatar las fuerzas de la demanda y la oferta, romper viejos monopolios, cesar injustos privilegios, y liberar todo el inmenso potencial creativo de nuestros pueblos. Y la APERTURA DE LOS MERCADOS es para estimular la modernización, la innovación y la eficiencia.


No las limitamos a la economía, porque también se necesita incrementar la oferta disponible y su calidad en la educación, la atención médica, y en las jubilaciones y pensiones. Y en la competencia política también se requieren ideas y partidos nuevos y distintos, como los nuestros, que no pueden surgir por culpa de las asfixiantes leyes de partidos políticos, que deben derogarse.


Las Cinco Reformas

El proyecto consiste en aplicar esas tres políticas, en los cinco campos mencionados; por eso se llama CINCO REFORMAS, y lo resumimos en la “fórmula 3 x 5 = 15”.


1) La primera, siempre en orden lógico y no cronológico, es la REFORMA POLÍTICA: prioridad es poner al gobierno en su lugar, a cargo de sus tres funciones propias: la seguridad, la justicia, y las obras públicas de infraestructura física. La justicia ha de ser resarcitoria o compensatoria: con el foco no en el agresor sino en la VÍCTIMA (o sus herederos). Con UN SOLO IMPUESTO, el de “las tres U”; único (porque no hay otros adicionales), uniforme (plano, de tasa única) y universal (sin excepciones). No las decenas de agobiantes impuestos como hoy, con múltiples tasas y múltiples excepciones, que se prestan a múltiples favoritismos y privilegios para los “amigotes”, con trampas y extorsiones para los demás.


Se incluye federalismo y autonomía municipal: la DESCENTRALIZACIÓN de las tres funciones gubernamentales propias. El impuesto único ha de ser recogido por los municipios, que se guardan un tercio del total de la recaudación; el segundo tercio será coparticipado a nivel de las regiones; y el tercero a nivel nacional. Además, la ya apuntada liberalización de los partidos: que sean PRIVADOS, conducidos por sus dirigentes, miembros y simpatizantes; no por los burócratas del “poder electoral”.


2) La REFORMA ECONÓMICA es la segunda. Para tener una MONEDA DURA, con respaldo metálico; y una BANCA SÓLIDA y solvente, para recibir depósitos, e inversiones, y otorgar créditos en un volumen proporcionado a sus reservas y depósitos. Aunque con LIBERTAD para elegir moneda, desde luego.


3, 4 y 5) Las otras son las TRES REFORMAS SOCIALES: la educación, la salud, y los planes jubilatorios y de pensiones. Con sus tres series de cupones para los más necesitados, mientras los necesiten.


Las cinco son complementarias y por eso inseparables, en su ejecución y también en su presentación a la gente. Porque ya hemos visto que los intentos “gradualistas” de reformas fracasaron en todo el mundo.


Las leyes malas

Para poder hacer las reformas, hay que DEROGAR las leyes malas, que les cierran el paso y las impiden. Son cientos, tal vez miles de leyes ESTATIZANTES, las mismas en todos los países, porque vienen casi todas de la misma fuente: las todopoderosas Agencias de la ONU. En el siglo XX pasado estatizaron la economía, la educación y la salud. En este siglo XXI pretenden estatizar la familia, la moral, conducta y vida entera de las personas. Nosotros tenemos completo el CATÁLOGO DE LAS LEYES MALAS.


Porque seguimos un PROGRAMA, un PLAN; no un caudillo mesiánico. No hay otro PLAN POLÍTICO completo, consistente, frontal, bien fundado y efectivo, basado en los principios, reglas y valores del LIBERALISMO CLÁSICO. Su arquitectura y contenidos, en toda su extensión, puede verse en nuestros documentos, y en las investigaciones que los apoyan. No hay otro proyecto similar, o siquiera parecido.


Y no lo inventamos; sólo estudiamos las Hojas de Ruta, no sólo en contra el comunismo sino a favor del capitalismo, probadas en muchos PAÍSES EX COMUNISTAS, hoy prósperos y exitosos.


¿Qué va a pasar? Los futuros posibles son tres:

1) Nuestros países también pueden ser prósperos y exitosos, y más aún, en un futuro no tan largo, si tomamos esa misma senda. Si crecemos y desarrollamos nuestros partidos, para que vayan ingresando a las Cámaras nuestros congresistas, a clarificar y discutir estos puntos en la Conversación Nacional y en la Agenda Pública, cuestionando las dañinas LEYES MALAS, que nadie hoy se atreve a desafiar.


No es solución INMEDIATA, porque no hay soluciones “¡para hoy mismo!” recetas mágicas no existen. Nuestro plan ha de llevar algún tiempo y mucho esfuerzo. No obstante, si tenemos suficiente APOYO de gente, y hacemos el esfuerzo entre todos, será mucho menor el TIEMPO que nos tome hacer un favorable PISO POLÍTICO en la opinión, la prensa, el Parlamento, y los diversos agentes de cambio.

Pero siguiendo como vamos, con los mismos actores, hay sólo dos escenarios a futuro. Ambos terribles:


(2) Si en un país la derecha mala, rejuntada con la socialdemocracia, fracasa en su política negativa “contencionista”, miope y sin ambiciones, la izquierda dura construirá su estructura de poder absoluto, totalitario y muy descarado. Va a pasar lo de Nicaragua y Venezuela: SER COMO CUBA.

(3) Si el bloque anticomunista lo impide, será “victoria” relativa, pírrica, al costo de llevar al otro escenario, que se asoma en Perú y Bolivia: permanente agitación, choques brutales, odios cruzados, y desorden general, inestabilidad, caos y anarquía, creciente violencia: SER COMO HAITÍ.


Los “latinos” somos algo racistas, por eso Haití se nos antoja “un país africano, ubicado en América Latina por un accidente histórico”; y lo vemos como un lejano “caso anómalo”. No es anómalo; es EXTREMO.


En nuestra región siempre tuvimos los mismos procesos en todos los países; por lo general a la vez, en forma sincrónica, pero otras veces en distintos tiempos, en forma DIACRÓNICA: algunos van por delante de otros. Perú y Bolivia están ahora como estaba Haití en los ’90 (después empeoró mucho).


Algunos nos dicen: “Yo voy a darles apoyo cuando Uds. puedan ser candidatos, no antes.” Pero sin APOYOS, no tenemos peso ni fuerza ni recursos para presionar al “poder electoral” por la habilitación legal para ser candidatos. ¡Es como un círculo vicioso!


Los mayores obstáculos que nos detienen

El principal: no hay DISCUSIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS. Muchos OTROS TEMAS y “temitas” acaparan la atención de los medios; y al parecer también de mucha gente, si vemos las redes sociales. Algunos de ínfima relevancia: chismes, rumores y anécdotas. ¿De qué tipo son los que más se oyen?


• Los “casos de CORRUPCIÓN”. Nos hacen creer que ese es el problema y no el sistema. Y se discute si tal o cual personaje es corrupto, o tal otro; y las “pruebas”. Es la “histeria anticorrupción”. Seguida del “lawfare”: la persecución mediático-judicial del rival político, de la que hoy se queja y llora amargamente la izquierda; y con razón, pero olvida que ella empezó, contra los presidentes “neoliberales” de los años ’90, por carecer de argumentos. Ahora la derecha mala le devuelve el “boomerang”.


Los politiqueros se valen de “denuncias” y escándalos para distraer, y para quitarse de en medio unos a otros. Nosotros hemos dicho y reiterado que la corrupción masiva es un mal endémico del ESTATISMO masivo. Y que solamente cambiando el sistema puede remediarse o reducirse la corrupción, y resolverse los casos en una esfera judicial muy expurgada y renovada, que ahora no tenemos.


• El fantasma del FRAUDE ELECTORAL, sobre todo desde las fallidas reelecciones de Trump y Bolsonaro. Aunque no se presentan pruebas sólidas y convincentes, el tema es agitado ahora por la derecha mala contra la izquierda principalmente; aunque en esto también la izquierda empezó, con acusaciones de fraude en los ’70 y ’80, cuando no tenía muchos votos.


• ANTIPOLÍTICA, PARTIDOFOBIA, y aversión a la democracia. Exaltación de “independientes” acomodaticios, y de “apolíticos” oportunistas.


El Dr. Václav Klaus, ex presidente checo, afirma que tanto las libertades económicas e individuales, como el combate por la moral, requieren un ambiente POLÍTICO idóneo para su DEFENSA EFECTIVA; esto es: PROACTIVA, con acciones concretas para restaurar libertades vulneradas, desaparecidas o heridas de muerte. Y los principales componentes de ese cuadro político, además de plenas libertades políticas, e instituciones firmes, son estos: una actividad política profesional, en una democracia normal (bien sea presidencialista, parlamentaria o mixta); partidos políticos de estilo clásico; independencia respecto de poderes extra o supranacionales; y un amplio y hondo debate ideológico y no superficial o banal.


Nosotros los cincoreformistas también luchamos por esas condiciones, deterioradas o inexistentes hoy en día.


• Recibimos CRÍTICAS injustas. Se nos acusa de “muy dogmáticos”, porque mantenemos nuestras posturas ideológicas, programáticas y estratégicas, sin disfrazarnos, y sin ceder al camaleonismo, o caer en el populismo barato. Sin contar que los “anarcocapitalistas” nos acusan de socialdemócratas porque en seguridad, justicia e infraestructura le reservamos al estado sus roles propios; y los socialdemócratas de anarquistas porque se los negamos en economía, educación, salud y jubilaciones.


• Nos critican muchos CRISTIANOS, católicos y evangélicos, cuando no están demasiado ocupados PELEANDO ENTRE ELLOS, en lucha fratricida que les impide ver y pensar fuera de sus respectivas y estrechas “cajas” confesionales, alcanzando una mirada más amplia, más de avance o retroceso del Reino de Dios, que no es DE este mundo, pero sí PARA este mundo: “Así en la tierra como en el Cielo”.


• Hace varias décadas, los liberales y libertarios han estado clamando e intentando “la UNIDAD de los liberales”. Pero sin un PROGRAMA capaz de convencer, seducir y atraer al público, y de ser el centro de la unidad, la tal “unidad” sólo puede girar en torno a un “líder carismático”, ¡y todos quieren serlo! Allí la unidad naufraga a las pocas semanas, víctima del caudillismo personalista.


• Otros libertarios llevan décadas peleando a muerte con los “conservadores”, los cuales devuelven los golpes con creces. Nuestro proyecto es “FUSIONISTA”: para liberales como para conservadores. Vea: los marxistas, desde Marx y Engels, abordaron primero la destrucción del capitalismo, y por eso desde el siglo pasado NO tenemos economía de libre mercado en Occidente. Dejaron “para después” la destrucción del matrimonio, la familia y la moral; ¡y con el siglo XXI llegó ese “después”!


• Por eso los temas del MARXISMO CULTURAL están candentes: aborto y agenda LGBTIQ+, ambientalismo rojo anti desarrollo, “indigenismo” violento, y relativismo moral “posmodernista”. Estos temas son muy serios. Sin embargo…


Atención aquí: las izquierdas nos impusieron el MARXISMO CLÁSICO estatista a lo largo del siglo XX, con sus ESTATIZACIONES, REGULACIONES Y MONOPOLIOS, inspiradas en el cap. 2 del Manifiesto Comunista de 1848. No cumplieron sus vanas promesas de bienestar y felicidad; pero se hicieron así por esta vía con ingentes recursos de PODER político, económico, mediático, educativo y cultural, etc.,

Esas tres políticas públicas suyas: estatizar, regular y monopolizar, fueron y son muy buenas para ellos, ¡pero nefastas para nosotros los de a pie! Por eso las tres 5 R son las exactamente opuestas.


Nuestra defensa de la vida, la familia y la moral

De repente, en los ’90, la izquierda se sintió amenazada por gobiernos “neoliberales”, aun cuando casi todos ellos ladraban más que mordían. Entonces, hizo una “huida hacia adelante”: junto con la “histeria anticorrupción”, y con el “indigenismo” racista y la ofensiva “ecologista” roja, lanzó temas culturales y éticos al debate, con ataques a la familia, la moralidad y la religión. NO SON NUEVOS: al igual que la guerra contra el capitalismo y la glorificación de “la naturaleza”, ya figuran en Marx y Engels, como en todos los ideólogos socialistas del siglo XIX. O sea que no hay “nueva” izquierda. ¡Pero funcionó!


Por eso nosotros apuntamos a otro blanco: quitarles el poder. Y el medio es: ¡DESESTATIZAR! Como esclavo del estado, hoy tú no puedes “elegir tu proyecto de vida”, de acuerdo a “tus valores” personales. Eso será cuando te hayas quitado el yugo estatista ¡y SEAS LIBRE!


Otros problemas y desafíos

• Los POLITIQUEROS “anticomunistas”, caídos en el juego de la izquierda: no cuestionan el estatismo. Al contrario, prometen “gestionarlo mejor”, o sea “con honestidad y eficiencia”.


• Los SINDICALEROS. No queremos acabar con los sindicatos, sino sólo con el uso de la fuerza y la COACCIÓN violenta que hoy el estatismo les permite ejercer.

• Sin estatismo, los gremios podrán desempeñar sus tres funciones históricas y legítimas: capacitación profesional; vinculación de la demanda para contratar empleos con la oferta; y administración de cajas previsionales para afiliados y sus herederos. Por cierto, no en condiciones de MONOPOLIO, sino de competencia con entidades educativas, agencias de empleo, y compañías de seguros y pensiones.


• EMPRESARIOS MERCANTILISTAS siempre hubo y habrá. Pero ahora abundan los beneficiarios del “capitalismo de amigotes” (mercantilismo), que recitan lo de la “responsabilidad SOCIAL empresarial”, o “ambiental” o “enfoque de género” etc. Se llaman “wokes”, y hablan “lenguaje “inclusivo”. Aspiran a hacer buena letra y “quedar bien”, y no pocos financian candidatos del sistema, esperando “favores especiales”.

Otros empresarios más realistas no se hacen ilusiones, pero el miedo los paraliza, y se niegan a apoyar iniciativas políticas. A todos, les recordamos la frase de Lenin: “El penúltimo capitalista será colgado con la soga que nos venda el último”. Literal o figuradamente, pasó muchas veces.


• LAS ONGs han sustituido a los partidos, y con mucho dinero de “consultorías”. Pero con una gran diferencia: en los partidos, LAS BASES tienen cierto grado de poder: pueden dar o negar al partido su voto, su trabajo voluntario, su afiliación o su cuota mensual. Y más cuando hay elecciones internas. Pero ¿dónde están las bases en las ONGs? ¿Quiénes y cómo eligen a sus “líderes” y gritones voceros?


• Las REDES SOCIALES ayudan mucho: podemos expresarnos y darnos a conocer. Pero por otro lado juegan en contra: hacen pensar que no es necesaria acción política alguna en el mundo no virtual, ya que con los espacios virtuales es suficiente. ¡Pero no lo es! Y hacen creer que las redes, como la ciencia, la electrónica, las tecnologías de la información, la inteligencia artificial, la digitalización, aplicaciones y plataformas resolverán todos nuestros problemas, pulsando unas teclas. ¡Y no es así!


• Algunos amigos, con las mejores intenciones, quieren ser candidatos para GOBERNADORES Y ALCALDES. Pero nada bueno podrán hacer por sus comunidades regionales o locales, aún ganadas esas posiciones, porque las leyes malas SON DE VIGENCIA NACIONAL, en todo el territorio. Y porque un pésimo resultado del estatismo es el CENTRALISMO CAPITALINO, férreo e impenetrable.


• Hay voceros LIBERTARIOS (no todos), que también son poco ambiciosos: se limitan a los “¡Viva la libertad carajo!” en redes sociales y Youtube. Javier Milei es meritoria excepción: hizo campaña, ganó su elección, y es diputado. Pero ninguno tiene PLAN POLÍTICO de envergadura para ofertar.

• Menos plan tienen ciertos voceros CONSERVADORES, “pro vida y familia”, muchos cristianos, que parecen no entender que la batalla no puede ser “cultural” nada más, sino política, porque las izquierdas, clásicas y culturales, violentas y menos violentas, tienen el PODER. Y así las derechas estamos en muy inferior condición, en el llano, sin posibilidades reales de resistir con éxito en favor de la gente.


• Muchos otros amigos rechazan la política, los partidos y la democracia, con lo que se meten en un callejón sin salida. Tampoco se reconocen como “derecha”, porque están confundidos respecto a esa palabra, de la que se avergüenzan, contribuyendo a confundir al resto de la gente buena.


La izquierda fue siempre internacionalista; por eso hoy es GLOBALISTA. La derecha fue siempre patriota; por eso hoy es SOBERANISTA. Pero estos hechos no cambian la contraposición entre derecha e izquierda, ni vuelven “obsoleta” la esencial diferencia en sí misma.


Y el nuestro es un PLAN POLÍTICO, para equilibrar el juego, con objetivos y medios políticos; para lo cual forjamos partidos políticos, actores naturales en una DEMOCRACIA NORMAL, como son las empresas en la economía de mercado. Partidos de DERECHA BUENA, 100 % PRIVADOS, y COMPLETOS, o sea de 4 dimensiones: ideológicos, programáticos, representativos y electorales.


Repetimos: si alguien nos PRESENTA UN MEJOR PLAN, tiramos a la basura nuestro Proyecto 5 R y adoptamos el mejor. Pero hace 8 años que comenzamos, ¡y no surge ni aparece ese plan alternativo!


¿Y QUÉ HACER mientras tanto?

Una respuesta espontánea de mucha gente es NO VOTAR (huelga electoral), o votar en BLANCO, NULO (o viciado). Son opciones moralmente válidas, para no caer en la trampa de votar por un “mal menor” que no existe en realidad; porque todo mal es malo, y lo malo sólo se combate con lo BUENO. Y son opciones efectivas también políticamente: si más gente las escoge, más fuerte se envía a las elites gobernantes nuestro MENSAJE: “Estos sus candidatos no sirven; ¡pongan otros la próxima vez!” A ver si oyen.


Pero hay algo más, MUCHO MEJOR, que puedes hacer mientras tanto. Te invitamos:


CORDIAL INVITACIÓN O CONVOCATORIA

Muchas gracias por leer este INFORME. Quizá en alguna medida compartes los ideales de orden, justicia y libertad, los distintivos propios de la DERECHA; y acaso también los del LIBERALISMO CLÁSICO para alcanzar esos fines: gobierno limitado, mercados libres, y propiedad privada.


Pero para la realización de tus ideales, ¿QUÉ PRECIO ESTAS DISPUESTO A PAGAR? Ya habrás oído que “la libertad no es gratis”. Y que su precio es “la vigilancia permanente”, según Thomas Jefferson, que puso manos a la obra y fundó un partido político, encargado de esa vigilancia. Igual hizo Václav Klaus y otros en 1989. No fue fácil, pero lo hicieron. Sabemos que lo nuestro tampoco es fácil.


¿CUANTO ESTAS DISPUESTO A PAGAR? ¿Estás dispuesto a sacrificar HORAS DE TIEMPO? Para formarte o completar tu formación, y asimilar información veraz sobre lo que pasa en el planeta: China, Rusia, OTAN. Para reuniones; y para marchas de protesta en la calle, pero no a lo loco, sino con un partido que las capitalice efectivamente en un cambio para bien. ¿A DONAR algo de dinero regularmente, para reunir fondos? ¿Y a PERDER AFECTOS de amigos y familiares (quizá el precio más alto)? ¿A CUMPLIR TU PALABRA? ¿A la PERSEVERANCIA constante, disciplinada, para no cejar al primer tropiezo? ¿Y a tener con los COLEGAS, no amistad personal, que no es el caso, sino buen COMPAÑERISMO, lo que a todos tanto nos cuesta? ¿Y a RESOLVER los problemas mediante el diálogo franco y abierto?


Esos son los precios. Nuestras propuestas son el Menú. Como en cualquier restaurante, viene con sus precios, para no hacer demagogia fácil.


Si estás listo, te invitamos a incorporarte a nuestras filas, para hacer historia, y para hacer PATRIA de verdad y no de pura retórica: a ingresar en uno de nuestros partidos, o a iniciarlo, si en tu país aún no lo tenemos. Si lo decides, ¡Muy bienvenido, COLEGA!


207 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page