• Alberto Mansueti

¿ASUSTADO POR EL HAMPA?

PúblicoAmigosSolo yoPersonalizadoMejores amigosUniversidad Francisco MarroquínVer todas las listas…FamiliaÁrea de LimaVolver

Alberto Mansueti

“Prohibido robar porque el gobierno teme a la competencia”, dicen algunos. No es verdad. Los gobiernos socialistas nada hacen contra el desborde hamponil y delictivo. Y es más: déjame contarte las siete maneras cómo el socialismo fomenta y estimula o tolera la criminalidad, y revelarte, por último, cuál es aquella RAZÓN de fondo por la que lo hace:

1) “Re-distribuir la riqueza” es uno de los lemas principales del socialismo. ¿Por qué todos “los pobres” van a esperar a que esa tarea la haga el gobierno? Después de todo, “los pobres” oyen que se habla todos los días sobre los escándalos de corrupción, y que “los políticos corruptos se quedan con todo el dinero”. Esta es una forma de estimular el robo. Porque los más impacientes y arrojados, potenciales choros, se dicen a sí mismos “¡Ajá! ¡Por eso es que no queda nada para mí: ¡no me dejan nada!”, y seguidamente toman una pistola o un revólver, y hacen ellos mismos la fulana “re-distribución” por su cuenta y riesgo, aunque estilo informal (al margen de la ley). Los asaltantes son los socialistas más “practicantes”, ortodoxos y consistentes de la “redistribución”. Te apuntan y te dicen: “Dame tu carro”; o “dame tu celular”. Lo hacen con el primer “ricachón” que ven por la calle, o que les parece “ricachón”, quizá tu mismo, si estás pasando por esa esquina.

2) Sobre el tema de la delincuencia, los profesores adeptos al socialismo hablan siempre por la radio y la TV para explicar la criminalidad como una “consecuencia de la pobreza, que a su vez resulta del capitalismo”. Otro modo de estimular la delincuencia. Así los académicos justifican y legitiman por anticipado al ladrón y al criminal, cuando a los delincuentes les declaran inocentes “productos de la sociedad capitalista”, y por consiguiente exentos de culpa. ¿Y tú crees que los choros no oyen radio o miran TV? Explícita o implícitamente, con la voz engolada y citando estadísticas, los supuestos eruditos sabihondos les dicen a cada rato que el robo y el asalto se hacen excusables porque tienen una “causa”: la pobreza. Y por si fuera poco, esta misma idea repiten, aunque no en jerga científica sino en el lenguaje coloquial del pueblo, los más poderosos “agentes de socialización”, que re-transmiten todas las tardes, en la radio y la TV, y la “glamorizan”: las populares telenovelas.

3) El “odio de clase” que los socialistas predican a diario contra todos “los burgueses” que son los “explotadores” (y los “evasores de impuestos”), contra todo empresario o profesional, por el mero hecho de serlo, es otro factor que también alimenta toda suerte de robos, asaltos y atracos a mano armada. ¿Y tú crees que los choros no oyen los discursos de los políticos socialistas, en sus campañas electorales, y en el Congreso, o el Gabinete?

4) La frase “la propiedad es un robo”, del socialista francés Pierre-Joseph Proudhom, es otra consigna cuya repetición insistente en el discurso socialista transmitido por la prensa, también estimula los ataques armados, hurtos, fraudes y estafas y otros delitos contra la propiedad privada. Porque de esta manera el robo y el asalto se hacen, más que excusables: se convierten en actos de real y verdadera justicia, de castigo, de venganza. De este modo la conciencia del potencial delincuente es acallada y amordazada. Si la propiedad es un robo, el dueño de la casa “lujosa” en la mira del asaltante, a sus ojos, no es víctima, es un ladrón. Y ya sabemos que “quien roba a un ladrón…!

5) Por otro lado, la insistencia socialista en que “la salud y la educación del pueblo son más importantes que la policía”, mina y socava la confianza en la policía. Y también devalúa en la estimación general la propia función policial, ya de por sí bastante degradada por la corrupción reinante entre los muy mal pagos uniformados. De esta forma el socialismo inutiliza e incapacita por completo a la policía para cumplir su función. El descrédito de las fuerzas del orden y la ley nada menos, ¡es otra causa más del desborde criminal!

6) Las víctimas somos tu y yo, la clase media totalmente desarmada, por la prohibición decretada para los ciudadanos privados de la posibilidad de llevar o tener armas para defenderse por su cuenta, y la imposibilidad fáctica de costear guardaespaldas o costosos servicios de policía o seguridad privados. El ladrón y el asaltante saben que sus víctimas estamos desarmados, porque el Gobierno socialista nos ha vedado la legítima defensa, ¡como declarando que no tenemos ese derecho! Y este desarme es otra causa de la criminalidad. Porque cuando los atracadores y asaltantes tienen la seguridad de que sus víctimas no portan armas, o que no hay un arma en la casa en la que van a irrumpir, la situación es totalmente distinta que si no tuviesen esa seguridad, lo cual operaría como efecto “disuasivo”.

7) Adicionalmente hay un detalle muy importante. No vivimos una democracia normal, según el Prof. Olavo de Carvalho vivimos una democracia patológica, en la cual los socialistas se vuelven cada vez más radicales y extremos, por la propia lógica del socialismo: no funciona; entonces se exigen dosis cada vez más fuertes, en la falsa esperanza de que resulte. Los partidos socialistas requieren “fuerzas de choque” violentas, para “apoyar” sus “actos de masas”, y para “apretar” a los enemigos (con frecuencia, socialistas de otros partidos) cada vez que lo juzguen necesario; por ej. en sus marchas y concentraciones, y en las jornadas eleccionarias. (Hace unas décadas en EEUU los estrategas socialistas Richard Cloward y su compañera sentimental Frances Piven pusieron esto por escrito; se conoce como estrategia Cloward-Piven). Para reclutar pandilleros, ¿a quiénes recurren los cuadros medios socialistas? A las “barras bravas” del fútbol, su clientela electoral en las nóminas de los “planes sociales”, las cuales ya cubren los gastos de muchísimos elementos antisociales y con frondoso curriculum delictivo, y son como un mecanismo de “preselección” para los partidos socialistas. (Y esta es sólo una de las varias conexiones entre fútbol y socialismo).

8) Y es que por último hay UNA RAZÓN para todo esto, muy de fondo: mientras más insegura y atemorizada esté la clase media, y más a merced del hampa común, desbordada y sin freno, más indefensa estará frente el socialismo. Porque el miedo nos incapacita para pensar, razonar y actuar conforme a los hechos reales y a la lógica.

Y si al miedo se le añade el adoctrinamiento socialista en la educación, tenemos completo el cuadro: la clase media atontada ve en el socialismo una salvación y no una agresión. La clase media hoy en día está por completo DESINFORMADA. Por eso, cuanto más crimen, más demanda “control” y exige más “autoridad”, por donde sea, en todos lados, sin pararse a pensar en cuáles son las funciones propias del Estado, y cuáles no lo son. Esta exigencia es ganancia neta para el socialismo.

CONCLUSIÓN. Entérate amigo, amiga: si te asombra que el Gobierno socialista de tu país “no hace nada contra los criminales”, ya sabes cuál es la razón: porque el CRIMEN es 1000 % funcional al SOCIALISMO.

#Educación #LiberalismoClásico #Socialismo

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo